Home Críticas Manchester junto al mar: La potencia del desinterés