Home Críticas Dolor y gloria (4): El primer deseo es siempre segundo