Home Críticas Clímax (1): La circulación de los excesos