Home Críticas La favorita (3): Barroquismo narciso