Home Críticas Condorito, la película: Por una animación imperfecta