Home Críticas Valerian y la ciudad de los mil planetas: La fosforescencia espacial de Besson