Home Críticas Annabelle 2, la creación: La rutina de la muñeca diabólica