Home Críticas Espectador Errante (2): Spoorloos, bondad y maldad en el hombre corriente