Home Críticas Nada que perder (2): La justicia de su propia ley