Home Críticas Nada que perder (1): Un western que anticipó la era Trump