Home Críticas La La Land (2): La insistencia en una música